domingo, 19 de septiembre de 2010

Las galletas de mantequilla de Vermeer

En octubre de 1632, en Delft, Holanda, nació Johannes Vermeer, donde vivió toda su vida durante la llamada Edad de Oro holandesa, en que su país experimentó un extraordinario florecimiento político, económico y cultural.


Se hizo miembro del gremio de San Lucas en diciembre de 1953 después de seis años de aprendizaje y tras hacerse cargo del decanato del gremio, trabajó también como marchante en una tasca familiar en el mercado de Delft. A pesar de todo, su obra pictórica es muy reducida. Sólo se conocen unos 33 cuadros y se tiene conocimiento de otros  pocos que sin embargo se han perdido en el tiempo.


Vermeer es uno de los grandes y más famosos pintores del barroco neerlandés. Sus primeras pinturas trataban temas históricos, pero sobre todo se le conoce por sus pinturas costumbristas y su tratamiento de la luz y el color.
                        Callejuela de Delft.
  1657-1658. Óleo sobre lienzo. 54,3 x 44 cm.                   
        Rijksmuseum. Amsterdam. Holanda.


Sus cuadros eran habitualmente resultado de encargos públicos o privados, muy rara vez se pintaban para el mercado libre. Probablemente se ayudaba de una cámara oscura para la realización de éstos y gracias a ello alcanzaba tal nivel de precisión, incluso en sus paisajes urbanos. 


Vista de Delft.
1660-1661. Óleo sobre lienzo. 96,5 x 115,7 cm. Museo Mauritshuis. La Haya. Holanda.

En la mayoría de sus cuadros, Vermeer representa a ciertos personajes junto a una ventana situada a la izquierda y en un ambiente cerrado. La única luz procede de las ventanas, abiertas a veces, otras cubiertas con postigos o cortinas y suele haber en cada escena una composición de bodegón, además de los personajes y un fondo elaborado. Estas pinturas están llenas de metáforas, alegorías y mensajes morales.

                    La mujer de la balanza.                                                             La joven de la perla.
             1662-64. Óleo sobre tela. 42,5 x 38 cm.                    1665-1666. Óleo sobre lienzo. 44,5 x 39 cm. 
             National Gallery of Art. Washington D. C.                          Museo Mauritshuis. La Haya. Holanda.

A parte de La joven de la perla, también llamada Muchacha con turbante, uno de los cuadros más diferentes y misteriosos de Johannes, La lechera es uno de los más conocidos.


La modelo de este cuadro era una criada de la familia Vermeer y de las más queridas por el autor. No era extraño que para sus cuadros el pintor necesitase la ayuda de modelos reales que posaran para él durante horas. En algunas escenas del barroco se muestra a la mujer como vehículo para criticar vicios mientras que Vermeer la mostró como ejemplo de virtudes y como modelo a imitar.

Mientras Johannes trabajaba en sus cuadros y la familia no podía sustentarse de ellos hasta el momento de su cobro, se sabe que los Vermeer subsistían de la venta en el mercado de algunos productos que elaboraban en la casa, como de huevos y a veces carne de los animales que criaban en su patio. Se desconoce el nombre de la lechera real, pero sí se sabe que esta criada trabajaba una nata y una mantequilla muy deseada en Delft y tantas veces vendió en el mercado galletas y bizcochos. 


La lechera.                                                                Las galletas preferidas del pintor y que solía 
1660-1661. Óleo sobre lienzo. 45,5 x 41 cm.                 tomar como aperitivo mientras pintaba, eran Rijksmuseum. Amsterdam. Holanda.                             unas pastas de mantequilla elaboradas con  
                                                                                                       pequeños trozos de chocolate en onzas, algo muy innovador en la época, ya que, hasta entonces, el chocolate sólo se había tomado como bebida. Hicieron verdadero furor en Delft y aún hoy se conserva la receta original de la famosa lechera. 
Ésta es:


INGREDIENTES:
(para 8 personas)


280 gr de harina
4 cucharadas de maicena
110 gr de azúcar
230 gr de mantequilla en dados
170 gr de chocolate con leche


PREPARACIÓN:


Precalentar el horno a 160º y forrar la base de una bandeja de horno con papel sulfurizado o papel de aluminio.

Mezclar la harina, la maicena, el azúcar y el chocolate en un cuenco grande. Ir incorporando con los dedos los dados de mantequilla a ésta mezcla hasta que todo se haga una masa.

Por último volcar la masa sobre la bandeja de horno y extenderla con los dedos o el mango de una cuchara formando una lámina de aproximadamente un dedo de alto. Hay que pincharla varias veces con un tenedor y después hornearla durante unos 35-40 minutos, hasta que se dore un poco.

Retirar del horno la bandeja y dejarla enfriar. Recortar cuadrados de galleta del tamaño que se desee. 

Se pueden conservar en un recipiente hermético durante 4 o 5 días.


                                                                                





Si quieres saber más sobre Vermeer no te pierdas:

Y a lo mejor quieres saber algunas cosas interesantes sobre la mantequilla.





Vermeer murió en 1675 a la edad de cuarenta y tres años y con once hijos. Su obra quedó en el olvido tras su muerte hasta su redescubrimiento en el siglo XIX.

El astrónomo                                                                     El geógrafo
1668-1669. Óleo sobre lienzo. 51 x 45 cm.                    1668-1669. Óleo sobre lienzo. 52 x 45,5 cm. 
Museo del Louvre. París. Francia.                                 Stadelsches Kunstinstitut. Frankfurt. Alemania.


8 comentarios:

paula dijo...

Qué blog más original!!!.
Te recomiendo un libro para niños El enigma Vermeer.

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Me gusta mucho tu blog, es precioso y original. me tienes desde ya de seguidora, y además voy a enlazar tu blog en e´l mío, en BLOGS QUE DISFRUTO VISITANDO, para que no me pierda ni una de tus entradas, que me gusta mucho el arte, y tú lo tienes.
Mi hijo pequeño también está pintando, y mi hermana, y hace camisetas. Así es que también estoy rodeada de artistas.
Tendrás mucho éxito.
visita mi blg, si te apetece y puedes entrar en un sorteo, haciendo sólo un comentario.
En la entrada lo explico todo.
Besos y estamos en contacto.
Muy ricas las galletas.

J. dijo...

He llegado a tu blog desde el de Mª Angeles. Me ha encantado el diseño y sobre todo la mezcla entre arte y cocina. Me confieso amante de ambas cosas. Entre tus artistas, todos son fantásticos (quizas diferimos con Warhol, al que hubiera cambiado por el Greco o quizas por Sorolla (si me permites la licencia). Que conste que me hago seguidor desde ya para poder ver tus evoluciones artístico-culinarias. Mucha suerte con el Blog, y ya tienes un admirador mas. ;)

Silvia dijo...

Que ambientación para las deliciosas galletas. Nos has puesto en situación de una manera muy explícita. Sensacional entrada y estupendas galletas.

Besos.

elcachimbosoy dijo...

Tus galletas de Vermeer simplemente "magnificas" estoy seguro que también le hubieran gustado las hechas por ti! Un blog muy original y entretenido. Ya me he hecho seguidor y te seguiré de cerca. Saludos!!

anuar bolaños dijo...

Que página tan maravillosa, me encanta cocinar.

Vermeer es uno de mis favoritos.

Etas imágenes me han hecho recordar los rincones de mi hábitat

Marta Benicá dijo...

Olá adorei seu blog, pois adoro cozinhar e pintar. Gostei das duas coisas juntas. Vc foi muito criativa. Vou seguir. Venha me conhecer também, será muito bem vinda. Bom fim de semana e um grande abraço.

Rosa dijo...

Simplemente me encantan tus entradas, muy elaboradas las relaciones entre la comida y los pintores, es un placer leerte. "La lechera" de Vermeer es uno de mis cuadros favoritos, su sosegada actitud, su color...¡¡¡una maravilla!!!.
Gracias por compartir estos detalles tan suculentos.
Un beso